miércoles, 17 de diciembre de 2014

Recuerdos del Aricel

"Las cosas no existen, no adquieren realidad más que a través de la literatura". Estas palabras de Francisco Ayala encabezan las bases del Programa de lectura y escritura literarias patrocinado por la Fundación Francisco Ayala.

El curso pasado, algunos alumnos y alumnas de 1º de Bachillerato del IES Aricel participaron en la fase previa de la primera convocatoria de este concurso. Inspirándose en el contenido y estilo de alguno de los pasajes del libro Recuerdos de Granada (edición especial de los primeros dieciocho capítulos de Recuerdos y olvidos, el libro de memorias de Francisco Ayala), redactaron textos en los que muchas cosas de su pasado adquirieron realidad a través de la palabra.

El resultado fue un conjunto de escritos espléndidos, sugerentes y emotivos. Te invitamos a leerlos en este enlace.

Esperamos que algunos de estos textos y de los que se presentarán este año de nuestro centro sean seleccionados por el jurado y formen parte del volumen que publicará la Fundación.


martes, 16 de diciembre de 2014

"¿Qué estás leyendo ahora?"




Hoy, 16 de diciembre, fecha del nacimiento del poeta Rafael Alberti y del homenaje que en 1927 el Grupo Poético de la Generación del 27 rindió en Sevilla al poeta Luis de Góngora con motivo de su tercer centenario, se celebra el Día de la Lectura en Andalucía.

Con ese motivo, te animamos a compartir el libro que estás leyendo ahora en este blog, en el Facebook o Twitter y en el tablón en la biblioteca.

domingo, 14 de diciembre de 2014

El poema de la semana

Del 15 al 19 de diciembre

"De todo quedaron tres cosas"

De todo quedan tres cosas:
La certeza de que estamos siempre comenzando
La certeza de que necesitamos continuar
La certeza de que seremos interrumpidos antes de terminar.

Por ello debemos:
hacer de la interrupción un camino nuevo,
de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente,
de la búsqueda, un encuentro.

FERNANDO PESSOA

martes, 9 de diciembre de 2014

El poema de la semana



FIN Y PRINCIPIO

Después de cada guerra
alguien tiene que limpiar.
No se van a ordenar solas las cosas,
digo yo.

Alguien debe echar los escombros
a la cuneta
para que puedan pasar
los carros llenos de cadáveres.

Alguien debe meterse
entre el barro, las cenizas,
los muelles de los sofás,
las astillas de cristal
y los trapos sangrientos.

Alguien tiene que arrastrar una viga
para apuntalar un muro,
alguien poner un vidrio en la ventana
y la puerta en sus goznes.

Eso de fotogénico tiene poco
y requiere años.
Todas las cámaras se han ido ya
a otra guerra.

A reconstruir puentes
y estaciones de nuevo.
Las mangas quedarán hechas jirones
de tanto arremangarse.

Alguien con la escoba en las manos
recordará todavía cómo fue.
Alguien escuchará
asintiendo con la cabeza en su sitio.
Pero a su alrededor
empezará a haber algunos
a quienes les aburra.

Todavía habrá quien a veces
encuentre entre hierbajos
argumentos mordidos por la herrumbre,
y los lleve al montón de la basura.

Aquellos que sabían
de qué iba aquí la cosa
tendrán que dejar su lugar
a los que saben poco.
Y menos que poco.
E incluso prácticamente nada.

En la hierba que cubra
causas y consecuencias
seguro que habrá alguien tumbado,
con una espiga entre los dientes,
mirando las nubes.  


                                                                WISLAWA SZYMBORSKA