domingo, 25 de enero de 2015

El poema de la semana

Del 26 al 30 de enero

Inventario de urgencia para seguir adelante

A veces, el pasado fue sólo aquel momento
en el que se confunden
amor y muerte, soledad y dicha.

Y porque entre unos brazos
al menos un instante me he sentido feliz,
procuro compartir este camino
hacia bellos sucesos como aquél
en el que la luz fue nuestra.

Por eso me alimenta la esperanza.

Por eso llevo,
tatuada en el ansia de vivir,
como una hermosa referencia,
la cicatriz distinta de su cuerpo.

JAVIER EGEA, Paseo de los tristes

domingo, 18 de enero de 2015

El poema de la semana

Del 19 al 23 de enero


En contra del olvido

Si el tiempo en la memoria no muriese
tan lento y torturado, disponiendo
por tanto una manera melancólica
de volver al pasado y de sentirlo
no como un algo muerto, sino siempre
a punto de morir y siempre herido
-y renacido siempre, y de tiniebla.

Si el tiempo, en fin, tuviese potestad
para borrar su estela de memoria,
para enterrar sin daño los recuerdos
en vez de darles rango de abstracción
-y en las tardes vacías recordar;
con algo de tahúr y algo de mago,
lo que ya sólo es ficción del tiempo
como un viento lejano, un eco frío.

Si todo fuese así, si en el pasado
no fuera uno la estatua de sí mismo
en una plaza oscura y sin palomas
o el actor secundario de una obra
retirada de escena, me pregunto
qué sería -imagina- de nosotros,
que sellamos un pacto tan antiguo
como el color del aire en la mañana.
Qué habría de ser entonces, sin memoria,
de nosotros, que hacemos renacer
al juntar nuestras manos esta noche
tantas noches y lunas y ciudades
y tembloroso mar de las estrellas.


FELIPE BENÍTEZ REYES


lunes, 12 de enero de 2015

El poema de la semana


ESPACIOS
Qué quedó en mí 
de aquella niña de ojos grandes
y sueños infinitos,
flequillo
y trenzas melancólicas.

Qué queda
de mi corazón desbocado,
intrépido y herido.

Yo sé que soy la misma
y sin embargo
que estoy lejos, muy lejos
de aquel manojo
de ilusiones y fuegos 
escondidos.

Sólo cuestión de espacios:
Yo sé que soy la misma,
pero dónde estoy.

Ángeles Mora

jueves, 8 de enero de 2015

Microrrelatos para terminar y empezar el año




En los primeros meses de este curso, hemos disfrutado de la lectura en voz alta de historias de Poe, Benedetti o Monzó. Además, muchas han sido las pequeñas historias que han llegado a nuestra Caja de Microrrelatos. En esta entrada os invitamos a que leáis los textos ganadores de diciembre y la frase para enero. 

Esperamos impacientes vuestras historias este mes. Los microrrelatos pueden entregarse hasta el lunes 26 de enero en la biblioteca o a través del correo bibliotecaiesaricel@gmail.com












Ganadores de diciembre

Cuenta Homero que aquel día el rey salió del castillo ataviado con su mejor armadura y una espada mate, capaz de cortar el tenaz acero. Tras las almenas, una hora de viles criaturas deformes. No sabía que su ingenio le costaría irse a la cama sin cenar, la espada integral, las suaves murallas de plumas y las viles criaturas de menos de un palmo se encontraban por toda la habitación. Cuando mamá regresó, desterró a las criaturas a la oscuridad, derribó las murallas sobre los colchones, colocó la espada en la cesta y mandó al rey a su cama. 

Raúl Carvajal Moreno, 2º Bach A



Carlos era un chico muy travieso y le gustaba mucho gastar bromas. Una noche, como se aburría tanto, decidió quitarle la dentadura a su abuelo mientras este estaba en la ducha. Su abuelo, al terminar y no encontrarla, se lo dijo a los padres de Carlos, pero al no poder hablar sin la dentadura, no lo entendían. Ellos se pusieron como locos a buscarla por toda la casa, hasta que Carlos riéndose se la dio a su abuelo y le explicó que había sido una broma porque se aburría mucho. No sabía que, esa noche, su ingenio le costaría irse a la cama sin cenar.
Laura Martín Ruiz, 2º ESO E 



 Frase para enero: 
"De aquella risa nació la idea del concurso".