martes, 26 de mayo de 2015

"Nuestros recuerdos de Granada"




 "Las cosas no existen, no adquieren realidad más que a través de la literatura". Estas palabras de Francisco Ayala encabezan las bases del programa de lectura y escritura literarias patrocinado por la Fundación Francisco Ayala.

 



El curso pasado y el presente, algunos alumnos y alumnas de 1º de Bachillerato del IES Aricel participaron
en la primera convocatoria de este concurso. Inspirándose en el contenido y estilo de alguno de los pasajes del libro Recuerdos de Granada (edición especial de los primeros dieciocho capítulos de Recuerdos y olvidos, el libro de memorias de Francisco Ayala), redactaron textos en los que muchas cosas de su pasado adquirieron realidad a través de la palabra. El resultado fue un conjunto de escritos espléndidos, sugerentes y emotivos, que puedes leer en este enlace.


El día 25 de mayo, lunes, a las 20 horas, se celebró el acto de entrega de premios de este concurso literario “Recuerdos de Granada”.  En él, se dieron a conocer los nombres de los ganadores y de los seis finalistas, que leyeron su texto en voz alta, y se repartieron ejemplares del precioso librito que la Fundación ha editado con los seleccionados. 














 
Fue un acto hermoso, en el que tuvieron protagonismo las palabras leídas en torno a la memoria y los recuerdos; entre ellas, estaban las de los textos de una de las ganadoras de nuestro centro, Irene Galera, que se titulaba “Mi bisabuela”, y de la finalista Celia Cámara, titulado “El final de mi primera vida”. 


Entre los alumnos y alumnas de nuestro centro, se encontraban también algunos de los seleccionados a los que se les publica su texto, María Alcántara, David Chacón, Cristina Díaz, Alba García, Raquel Gutiérrez, M.ª José Ortega, Yaiza Palma y Rodrigo Reyes. 




Enhorabuena a todos.


lunes, 25 de mayo de 2015

Taller de escritura "Atenea": Jugando con las letras.

Letras que se odian. 

 
Texto sin la A.


"Perdido"


No puedo decir dónde me encuentro, porque no lo sé bien. Solo sé que soy el único individuo de este sitio. Necesito comer y beber. No dispongo de sustentos ni otros recursos. Ignoro cómo llegué y de dónde vengo, lo único que quiero es volver con mi gente pronto. Diviso lejos un terreno, creo que es el único sin incluir en el que yo me encuentro. Me pregunto si hubo otro hombre perdido en este sitio. Si logró irse, debió de ser en buque o por el cielo.
Quiero y necesito que me encuentren urgentemente.


Marta Polo, 4º D


"Mi letra favorita: la W"

  
La W es una letra especial y única, pues ofrece su suave sonido a muy pocas palabras en nuestro idioma.
Parece misteriosa y extravagante por su forma especial.
Le cuesta unirse a las demás letras, se podría decir que es solitaria, aunque a la vez difícil de encontrar. Cuando llega la hora de escribir en inglés, esta letra nos enseña su otra faceta: gran variedad de letras forman sonidos y palabras con ella. Podría ser una extravagante y misteriosa señora a la vez que una alegre y amistosa letra.

Andrea López Rivera, 4ºC


"Mi letra favorita: la H"


Decido hablar de la H puesto que, al pensar en ella, solo se me ocurrían palabras bonitas como "honestidad", "humildad" o, incluso, la misma "hermosura".
Para mí, la H representa dos cosas muy importantes en la vida como son el tiempo y el dinero.
Sin ella no existirían las palabras horas y huchas.

Para mí, su forma es como la de una escalera, lo que me transmite positividad, ya que siempre se puede llegar alto. Además, su rectitud transmite elegancia. A su vez, es muy curiosa ya que, según el idioma en el que se utilice, puede sonar (como en el inglés),o no sonar
(como en el español). Esta característica hace variar el significado de algunas palabras, aunque suenen igual, como "hola" y "ola".
Iara Ialea Piñero, 4ºD.





"Mi letra favorita: la I"

Me encontraba dando un pequeño paseo por la ciudad, cuando me fijé en la figura de un delgado hombre y en globo que tenía atado a la mano y que flotaba encima de su cabeza.
No pude contener la risa porque aquel menudo señor me recordaba inevitablemente la letra I. Letra que, igual que ese hombre, siempre está erguida y recta; se presenta como una vocal impoluta y educada. ¿Sería este hombre la personificación de esta letra?
Lo más curioso era que el globo que el señor sujetaba parecía el punto de la i.
Reflexionando un poco más sobre la vocal, llegué a la conclusión de que tanto su incisiva y resonante pronunciación como su forma sencilla, pero a la vez imponente, hacían de ella una fantástica letra.




Luz Clemente, 4º C
 

viernes, 22 de mayo de 2015

El último hombre de la tierra: capítulo 2.

Nada más salir de aquel extraño edificio, el último hombre de la tierra se encuentra con un inmenso desierto. La invasión ha asolado todo. Apenas queda vida en el planeta.
El chico tan sólo tiene unos difusos recuerdos de cuando aquel enorme desierto era un pradera con unas pocas casas salpicadas, por aquí y por allá.
El joven sigue lo poco que queda de lo que había sido un pequeño sendero. Unas tímidas flores celestes, lilas y violetas delinean aquel diluido camino. Lo ve como una señal.
Después de un rato recorriendo aquella vereda, le parece escuchar de lejos unos gritos de guerra y muchos disparos. “No, por favor, no. Ya estamos otra vez igual; salgo de una y me meto en otra.” Empieza a correr más rápido siguiendo el camino, hacia los gritos. Por el camino, bajo la sombra de un roble centenario completamente seco, encuentra una honda y una pequeña pistola de balines. Las coge, pensando: “Por lo que pueda pasar; mejor que nada es.”
De pronto, deja de escuchar ruidos. Piensa que se le han taponado los oídos. Intenta concentrarse en escuchar el más leve sonido que pueda delatar que ha pasado. Nada. Llega a pensar que se ha quedado sordo por alguna explosión.
El joven sigue andando, pistola de juguete en mano, y la honda en el bolsillo. De vez en cuando se agacha para recoger alguna piedra que pueda lanzar con la honda. Cuánto más avanza, más vegetación seca se encuentra por la senda. Entre los restos de aquel antiguo bosque, hay restos de casas. Aquello había sido un pueblo. Su pueblo.
Preciosos recuerdos de su bonita infancia le atormentan. Al último hombre de la tierra le invade el dolor, al ser consciente de que los sitios más importantes de su vida, han sido arrasados, y cubiertos por un bosque medio seco.
El camino termina a las puertas del bosque. Donde estaba antes la entrada de su pueblo. Se queda pensativo. Debe cruzar el bosque para continuar su camino. El bosque no le inspira mucha confianza (todavía sigue pensando de donde provenían aquellos disparos), pero si lo rodea perdería mucho tiempo, y precisamente es algo que necesita...
Aferrando fuertemente la pistola se adentra en el bosque.
Lo que más le inquieta de aquel bosque, es que no se escucha un ruido. La idea de que se ha quedado sordo no es tan rara. Lo empieza a asimilar.
Llega a un claro en el bosque. Y empieza a escuchar ruidos de plantas secas moviéndose y pisadas que se acercan. Después de todo, no está sordo.
Unos hombres salen de detrás de los arbustos. Y por fin entiende porque le llaman el último hombre de la tierra. Aquello no son personas. Tienen la mirada perdida, los ojos grises y la piel muy pálida. Se acercan a él como zombies.
El chico les dispara con su ridícula arma, pero no sirve de nada. Está rodeado. No le da tiempo a sacar su honda. Uno de aquellos seres se abalanza sobre él, dándole un golpe en la cabeza. Le parece escuchar unos gritos y disparos como los que había oído antes, cuando iba por el camino, pero sólo es capaz de pensar en su hermana, que le había pedido en una triste carta, que fuera a salvarla. “Lo siento Melanie.” El último hombre de la tierra pierde la consciencia.


CONTINUARÁ... 

¿QUÉ CREES QUE OCURRIRÁ AHORA? ¿QUÉLE HABRÁ OCURRIDO AL ÚLTIMO HOMBRE DE LA TIERRA?¿QUIÉNES SERÁN ESOS SERES QUE HAN APARECIDO?


ANÍMATE A ESCRIBIR ESTA HISTORIA JUNTOS Y A CONTARNOS CÓMO CREES QUE CONTINÚA LA HISTORIA. ESCRÍBENOS UNAS LÍNEAS AL FACEBOOK O AL BLOG CON TU PROPUESTA.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Materiales bilingües en inglés y en francés

  
En nuestra biblioteca contamos con una sección de materiales bilingües de  francés e inglés.





En francés hay lecturas graduadas clasificadas según el marco europeo de las lenguas y por cursos.









Además contamos también con diccionarios, gramáticas, manuales bilinguës de varias asignaturas,información turística...




También hay libros singulares, como las ediciones ilustradas maravillosamente por Benjamin Lacombe de Nuestra Señora de París, de Víctor Hugo.



En inglés disponemos también de lecturas graduadas clasificadas por el marco europeo de las lenguas y por cursos.

















Además, puedes leer y consultar los materiales de la revista Speak Up que contiene noticias de actualidad y culturales, graduadas según el marco de referencia  europeo  y ejercicios graduados. Además cada revista tiene un CD y una película  que lleva asociada un libreto con el glosario más importante que aparece junto con una explicación de la trama,  los personajes, los actores y el director.




Asimismo, disponemos de prensa en inglés, el periódico Sur in English.











Os animamos a utilizar estos materiales que, además de atractivos y graduados, son muy ulites para preparar exámenes, para aumentar vocabulario y mantener el nivel del idioma.

domingo, 17 de mayo de 2015

El poema de la semana

Del 18 al 22 de mayo


Inventario de lugares propicios al amor
Son pocos.
La primavera está muy prestigiada, pero
es mejor el verano.
Y también esas grietas que el otoño
forma al interceder con los domingos
en algunas ciudades
ya de por sí amarillas como plátanos.
El invierno elimina muchos sitios:
quicios de puertas orientadas al norte,
orillas de los ríos,
bancos públicos.
Los contrafuertes exteriores
de las viejas iglesias
dejan a veces huecos
utilizables aunque caiga nieve.
Pero desengañémonos: las bajas
temperaturas y los vientos húmedos
lo dificultan todo.
Las ordenanzas, además, proscriben
la caricia (con exenciones
para determinadas zonas epidérmicas
-sin interés alguno-
en niños, perros y otros animales)
y el «no tocar, peligro de ignominia»
puede leerse en miles de miradas.
¿A dónde huir, entonces?
Por todas partes ojos bizcos,
córneas torturadas,
implacables pupilas,
retinas reticentes,
vigilan, desconfían, amenazan.
Queda quizá el recurso de andar solo,
de vaciar el alma de ternura
y llenarla de hastío e indiferencia,
en este tiempo hostil, propicio al odio.  

ÁNGEL GONZÁLEZ

jueves, 14 de mayo de 2015

Taller de escritura "Atenea": Abecedarios de amor.




Como comienzo para el taller, nos pareció ideal escribir sobre el amor. ¿Por qué?
Muy simple, cuando se celebró el Día de San Valentín , y para conmemorar esta fecha, decidimos escribir unos poemas de amor, o más bien, unos abecedarios de amor.
Consisten en enumerar, de una manera más cuidada y estética, las cualidades que cada uno de nosotros buscaría en esa persona especial.
Estos abecedarios no son nada nuevo, pues años atrás ya varios autores conocidos dieron vida a sus propios abecés. Uno de los más famosos fue el de Lope de Vega, “el abecé de los recién casados” de su obra Peribáñez y el Comendador de Ocaña.
A continuación, os dejamos nuestros propios poemas, esperamos que os gusten.

Amar con benevolencia,
obligatorio debería ser
y confiar en el otro
también.

Dulzura cada día tendrás
que ofrecer.
Y ser un ejemplo a seguir
para tus hijos indispensable es.

No olvides ser fiel y
 en momentos de duda
ofrecerte de guía.

Con un buen humor
de felicidad el hogar llenarás.

La ironía también deberás
manejar que, junto a un buen juicio,
inteligente te hará.

Si tienes buena labia
de algunos apuros nos podrás sacar.

Y tener un buen perder
en un noble hombre te convertirá.

Pero a veces opinar y quejarte
antes los demás tendrás.
Hacerte oír nunca está mal.

Ser raro buena cualidad es
ya que así serás menos banal.

Siendo sagaz podrás deslumbrar
y decir siempre la verdad valiente te hará.

¿Y para qué necesito yo que poseas
más cualidades si con estas impresionante serás?

Luz Clemente Llona, 4ºC


Amigo ha de ser, bueno y comprensivo también.
Divertido y a veces espontáneo, feliz y generoso.
No debe hartarse de mí.
Con la I, interesante y algo juicioso también.
Leal, y una M en ser maduro cuando se debe.
Con la N de noble y la O de original,asi sería
algo perfecto para mí:
Responsable también,seguro con la S.
La T de tolerante y la V de veraz, también podría llevar.

         Andrea López Rivera, 4ºC

Taller de escritura Atenea


La creatividad literaria surge de nuestra mente,al igual que la diosa que da nombre a nuestro taller: Atenea.

Era la diosa de la sabiduría y nació de la cabeza de Júpiter cuando Volcano, intentando calmar su dolor,se la abrió de un hachazo. Salió Atenea armada de pies a cabeza,doncella de 20 años y llena de virtudes. Entre sus atribuciones estaba el ser protectora de sabios y artistas. A lo largo de la historia se la ha representado con un casco que protege su divina frente y acompañada de un búho o una lechuza; aves vigilantes,tranquilas y reflexivas. Atenea inventó la escritura,la pintura y el bordado. Era conocedora de otras muchas artes.


Este taller quiere ser una nueva Atenea. Aprovechando sus cualidades: la escritura y la sabiduría,también nosotras queremos abrir nuestras mentes,jugar con la escritura,escribir y en definitiva,ser artistas del lenguaje. 

Os animamos a visitar nuestro taller (pinchando en el icono que encontrarás en el margen derecho de este blog)  en el que encontraréis aportaciones interesantes.


Luz Clemente Llona, Andrea del Carmen López Rivera, Iara Ailén Ialea Piñero y  Marta Polo González.

lunes, 11 de mayo de 2015

Continúa la historia: El último hombre sobre la tierra.

Hay un delicioso cuento de horror de Frederick Brown que sólo consta de dos frases:


El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta...

Lo que hoy queremos contaros en esta entrada es, sin embargo, una historia que ha ocupado muchas más páginas y varios meses.

Cuando a comienzos de este curso, comenzamos en 2º de ESO a trabajar con los microrrelatos, propusimos como primer ejercicio continuar esta sugerente historia de Brown. Había que escribir un máximo de cien palabras, que contuviese estas dos frases al comienzo o al final. Es decir, el ejercicio consistía en escribir en una historia mínima cómo había llegado ese hombre a ser el último sobre la tierra o imaginar quién llamaba a la puerta y por qué.



Fueron muchos los textos sugerentes e interesantes, pero uno de ellos nos gustó especialmente. Alba Bonillo había escrito, no un microrrelato, sino el primer capítulo de una historia completa. Durante semanas y meses nos ha ido trayendo, capítulo a capítulo, el resto de la historia y leyéndonosla en voz alta en clase. Con cada nueva entrega, la trama se iba complicando y disfrutábamos cada vez más.




Por eso, ahora queremos compartir la historia con vosotros, capítulo a capítulo, y animaos a imaginar cómo sigue. Os invitamos a escribirnos unas líneas al blog y al facebook para proponer, después de cada capítulo, cómo continúa la historia, antes de la siguiente entrega.

Aquí tenéis el primer capítulo de "El último hombre de la tierra". ¡Disfrutadlo!



El último hombre de la tierra: capítulo 1.

CAPÍTULO 1   

El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta...

El joven se levanta. Su mano temblorosa, baja el picaporte de la puerta, que parece decirle: “No me abras, no sabes qué desgracia te puede tocar ahora, qué puede aparecer ahora, obligándote a seguir huyendo.” Una ráfaga de aire, abre la puerta de golpe.
    “No hay nadie.” Es lo primero que piensa el chico, aliviado y sorprendido a partes iguales. Mira a la derecha. Sólo un triste pasillo al que nunca ha llegado la luz del sol. Gira la cabeza a la izquierda. Otro pasillo igual al anterior. Y cuando mira distraídamente el suelo, pensando qué puede haber sido el causante del golpe en la puerta, si no estaba empezando a desvariar, ve un sobre en el suelo al lado de su zapatilla.
    Lo recoge con cuidado del suelo, esperando una explosión, una trampa, alguien en el pasillo corriendo hacia él, para privarle de algo que aprecia demasiado: su libertad. Al ver que no ocurre  nada extraño, entra dentro de la habitación, cerrando de nuevo la puerta, mirando fijamente las sombras, esperando ver un leve movimiento extraño que le indique que debe salir de allí rápido. Nada. Se sienta en la silla que ya tiene la forma de su cuerpo delgado. Abre el sobre.
    El sobre contiene una hoja amarilleada por el sol. Está redactada con pluma de tinta azul. Comienza a leerla:


                                                                                                             Refugio secreto nº 4027 - París
    Querido hermanito:

Desearía no tener que decirte esto, pero si en la vida ocurriera sólo lo que deseamos que suceda, sería muy distinta a la realidad. Me van a capturar. No es sólo el presentimiento que tengo desde que entré a este refugio con aspecto de cárcel, también se debe a que hay rumores de que están interrogando a todo aquel que capturan, usando los más dolorosos castigos para quiénes no quieren hablar. Hace unas semanas capturaron a varios de nuestro refugio, y probablemente hayan confesado nuestro paradero. No les culpo, y espero que hayan confesado lo suficientemente rápido y les hayan perdonado la vida.
Supongo que esta carta te la envío para despedirme de ti y que sepas qué pasó con tu hermana pequeña, con la que compartiste momentos tan bonitos antes de que empezara todo esto... Si sigues con vida (de lo que tampoco estoy segura, y me parte el corazón en mil pedazos, obligándome a recoger todos y cada uno de ellos, e intentar recomponerlo) sólo quiero que sepas que te quiero como no he querido a nadie jamás. Probablemente cuando recibas esta carta, ya esté perdida, siendo otra persona diferente (quién sabe que estrategias usarán para que las personas capturadas, las pocas que puedan quedar si es que quedan, odien a su familia y amigos, y su propia vida) pero si no es así... ¡Qué porras! Estoy asustada, y si puedes, por favor, ¡ven a por mí, no me dejes sola, no quiero irme de este mundo sin volver a abrazarte una última vez! No quiero asustarte, pero ahora mismo no puedo contener las lágrimas. Llevo tanto tiempo sin mostrar mis sentimientos...
Detrás de esta carta, te he dibujado un plano, por si decidieses venir a por mí. Desde esta triste habitación, te mando el abrazo más grande que te puedas imaginar.

                DE TU HERMANITA, MELANIE


El joven lee la carta una segunda vez, con lágrimas en los ojos. Al acabar de leer la carta de nuevo, no puede evitar pensar: “Yo también te quiero, Mel.”
El último hombre de la tierra está en una encrucijada. Su hermana no había caído en la cuenta de escribir la fecha del día que escribió la carta. El joven no sabe si ir o no a por ella. Por una parte, puede haber sido apresada y para llegar hasta ella queda un largo camino. Pueden apresarle a él antes de conseguir llegar a su destino. Pero... se imagina a su hermana pequeña, llorando en una habitación gris ante una carta, previendo una muerte inminente...
El chico se guarda la carta en un bolsillo, abre la puerta, y sale de la habitación que ya le es hasta familiar. En el suelo de esta, se queda perdida una nota.

Alba Bonillo

CONTINUARÁ... 

¿QUÉ CREES QUE OCURRIRÁ AHORA? ¿QUÉ HARÁ EL ÚLTIMO HOMBRE DE LA TIERRA?¿QUÉ LE HABRÁ OCURRIDO A SU HERMANA?


ANÍMATE A ESCRIBIR ESTA HISTORIA JUNTOS Y A CONTARNOS CÓMO CREES QUE CONTINÚA LA HISTORIA. ESCRÍBENOS UNAS LÍNEAS AL FACEBOOK O AL BLOG CON TU PROPUESTA.