miércoles, 27 de abril de 2016

De ruta con Lorca



     

     Los días 25 de febrero y 10 y 31 de marzo, el alumnado de 1º de ESO realizó la Ruta de Lorca visitando las casas museo de Fuente Vaqueros y Valderrubio, donde el poeta nació y pasó su infancia y adolescencia.
     En Valderrubio, nuestras alumnas y alumnos realizaron una visita guiada por la casa con proyección de un holograma del poeta. A continuación desayunaron en su maravilloso patio y terminaron la visita en la sala de teatro viendo un corto sobre la obra de Federico.






      En Fuente Vaqueros, nuestro alumnado recorrió las estancias de la casa donde el poeta nació y pasó su infancia. También contemplaron la exposición de la obra Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores, participaron en el taller de adivinanzas que realizó Manuel M. Mateo, quien a través del juego, la palabra y la música ayudó a reforzar y fijar en la memoria de nuestras alumnas y alumnos el conocimiento de Federico y, a continuación, se visitó la exposición Melancolía de los payasos.
     A nuestro alumnado se le regaló un ejemplar del cuaderno didáctico Mi nombre es Federico realizado por Remedios Sánchez, donde se dan las claves sobre la vida y obra de García Lorca y actividades para fijar la información obtenida durante la visita.
He aquí una muestra de las impresiones de nuestro alumnado tras la visita.




Llegamos a Valderrubio y al entrar en la casa vimos un holograma de Federico invitándonos a pasar.
Más tarde salimos al patio y nos dirigimos a la sala de proyecciones donde vimos un cortometraje.
De las dos casas, en gustó más la de Valderrubio porque era más amplia y tenía más detalles.
Sara Medina Rodríguez

Fuimos a la casa natal de Lorca, es decir, donde nació. La casa me pareció muy curiosa ya que tenía una especie de pasillo pequeño para entrar a la cocina.
En la misma casa, nos sentamos y un hombre muy agradable nos hizo adivinanzas sobre Lorca.
Creo que esa parte de la excursión fue mi favorita.
Lia Gámez Mende

Nos subimos donde antiguamente estaba el granero, que ha sido transformado en una exposición sobre la obra de Federico Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores. Esa parte me gustó mucho porque enseñaban el vestuario, poesías, periódicos, etc.
Luego nos dirigimos al jardín en el que había un pozo que me gustó bastante. Allí recitamos unos poemas de Lorca.
Carmen Martín Ruiz

A continuación, fuimos a un museo donde había dibujos de Federico en 3D y poemas, y para verlos había que ponerse unas gafas 3D. Todo esto fue muy divertido y, además, nos enseñó cosas que no sabíamos de él.
Lorena García Santisteban

Me ha encantado esta excursión porque pisar los sitios donde el gran poeta había vivido es una experiencia inolvidable.
Samuel Marín Dueñas

Cuando acabamos, nos dieron unas pegatinas para que construyéramos nuestros propios arlequines.
Esta visita me gustó muchísimo y lo pasé muy bien, además, aprendí mucho de literatura.

Paula Garrido Tejada

Luego salimos a un patio donde había un pozo y estuvimos recitando poesías de Federico. Después subimos a una habitación y había un hombre esperándonos. Esta fue la parte que más me gustó de la visita. Él nos decía adivinanzas y nosotros teníamos que averiguar de qué persona o lugar se trataba.
Natalia García Hernández

Sinceramente, ha sido una de mis salidas favoritas porque además de aprender sobre Lorca, me lo pasé muy bien. Nunca lo olvidaré.
Celia Macías Cámara

La parte que más me gustó fue cuando entramos en una sala en la que estaba su cuna y un tacatá de madera.
Hugo Cortacero Pérez

Esta salida se preparó para aprender sobre el gran poeta Federico García Lorca. En su memoria, mis compañeros y yo preparamos unos poemas y su famosa canción la Tarara.

Me ha encantado. Pensé que sería un poco aburrida, pero para nada. Aprendimos de una manera colectiva y creativa. Me gustaría volver a visitarlas de nuevo. Se lo recomiendo a todo el mundo.
Lucía Gámez Martínez







lunes, 25 de abril de 2016

El poema de la semana

Del 25 al 29 de abril



AMADÍS DE GAULA  A DON QUIJOTE DE LA MANCHA




   Tú, que imitaste la llorosa vida
que tuve, ausente y desdeñado, sobre
el gran ribazo de la Peña Pobre.
De alegre a penitencia reducida;

   tú, a quien los ojos dieron la bebida 5
de abundante licor, aunque salobre;
y alzándote la plata, estaño y cobre,
te dio la tierra en tierra la comida;

   vive seguro de que eternamente
(en tanto al menos que en la cuarta esfera, 10
sus cabellos aguije el bello Apolo)

   Tendrás claro renombre de valiente;
tu patria será en todas la primera,
tu sabio autor al mundo único y solo.


MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

viernes, 22 de abril de 2016

ENCUENTROS LITERARIOS: Luis García Montero


Así fue la visita de Luis García Montero a nuestro centro, el 13 de abril, en un mes cargado de Literatura en el Aricel.




La alumna Raquel Gutiérrez Soto, de 2º de Bachillerato C, nos cuenta sus impresiones sobre el encuentro:



El pasado día 13 de abril, tuvimos el honor de recibir en la Biblioteca José Redondo al  famoso poeta y profesor de la UGR Luis García Montero, que ofreció una interesante charla sobre el valor de las Humanidades en la  vida contemporánea a los alumnos de segundo de Bachillerato.

El encuentro, que duró algo más de una hora, finalizó con un interesante turno de preguntas en el que pudimos conocer mejor la profesión del poeta y sentirnos más cercanos a uno de esos personajes que estudiamos en los libros  de texto y que suelen parecernos tan lejanos.

Estamos seguros de que, tanto para el alumnado como para el profesorado y, tal vez, para el señor García Montero, esta fue una jornada tan interesante como educativa.





Si quieres ver el vídeo completo de la charla pincha aquí.
 

domingo, 17 de abril de 2016

El poema de la semana

PALABRAS PARA JULIA 

Tú no puedes volver atrás 
porque la vida ya te empuja 
como un aullido interminable.

Hija mía, es mejor vivir 
con la alegría de los hombres, 
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada, 
te sentirás perdida o sola, 
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán 
que la vida no tiene objeto, 
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate 
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti como ahora pienso.

Un hombre solo, una mujer 
así, tomados de uno en uno, 
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti, 
cuando te escribo estas palabras, 
pienso también en otros hombres.

Tu destino está en los demás, 
tu futuro es tu propia vida, 
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas, 
que les ayude tu alegría, 
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate 
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes 
junto al camino, nunca digas 
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás 
como a pesar de los pesares, 
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección 
y este mundo tal como es 
será todo tu patrimonio.

Perdóname, no sé decirte 
nada más, pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre, siempre, acuérdate 
de lo que un día yo escribí 
pensando en ti como ahora pienso.

.
‘Palabras para Julia  y otras canciones’  (1979)
.
JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO GAY 
.
(Barcelona, 13 de abril de 1928 - Ibídem, 19 de marzo de 1999)

viernes, 8 de abril de 2016

El poema de la semana

Del 11 al 15 de abril


HOMBRE DE LUNES CON SECRETO


Este lunes de abril templado y diligente, 
muy de mañana, sin haber dormido. 
Por la cafetería cruza el buitre 
de los horarios laborales, 
entre tazas, tostadas y periódicos 
se discuten las últimas noticias, 
y el hombre del secreto 
se sumerge en el túnel de una nueva semana. 
Deshoja el bienestar de su café, 
sonríe a quien le mira, se consuela, 
porque tiene un secreto. 


Los cuerpos juveniles son presente, 
pero nos llega impuesta del pasado 
la inocencia arbitraria de sus conversaciones. 
El hombre del secreto lo comprende 
camino del trabajo, 
cuando los estudiantes llenan el autobús 
y un tumulto de cuerpos con la cara lavada 
se apodera del lunes. 
Los ve crecer, observa 
como un brillo de incógnita en sus ojos, 
una inquietud después desvanecida 
por usura del tiempo. 
Vivir es ir doblando las banderas. 


El hombre de los ojos encendidos 
se hiere con las rosas académicas, 
consigue entre saludos, puñales y cipreses 
cruzar el campus universitario, 
recorre los pasillos en busca de su aula, 
da su clase, 
pero tiene un secreto 
y el tema diecinueve se convierte 
en materia de asombro, 
poemas que se escapan de la página, 
versos que llegan a la cima 
de una mirada en vilo, 
alguien que deja los apuntes 
y los libros de texto, 
para cerrar las manos hasta herirse 
con otra rosa viva 
mucho más inclemente, 
la rosa de un secreto en el alma de un lunes. 


Abre la puerta del despacho 
y los libros sonríen como cómplices viejos. 
En ellos ha leído lo que siente, 
sólo literatura descentrada. 
Pero esta vez no, 
porque esta noche no, 
esta mañana no, 
y el hombre del secreto al levantarse 
se miró en el espejo, 
y descubrió el enigma 
de sus extraños ojos encendidos, 
y se dijo que no, 
esta vez no. 


¿Y la ciudad? Abierta 
de luz, cuerpo tendido, 
ha cambiado de piel en la ventana. 
Ya no será paciencia, ni callejón nocturno, 
ni día laborable de tráfico dudoso. 
Así que va al teléfono, 
busca la tinta azul del número apuntado 
en el carné de conducir, 
la condición de un lunes 
que ya no tiene voluntad de fecha 
sino de fruta, de sabor en los labios. 


El hombre del secreto marca y dice: 
«Buenos días, soy yo, he terminado».


LUIS GARCÍA MONTERO

jueves, 7 de abril de 2016

Leer, conversar y escribir: El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (II).

Leer juntos esta deliciosa historia, conversar sobre cómo eran los libros y los lectores entonces, escribir e investigar sobre la figura de este caballero andante; esta guía de lectura servirá para trabajar todo esto en el aula con alumnos de Bachillerato. 

 

lunes, 4 de abril de 2016

El poema de la semana

Del 4 al 8 de abril



Si quiero por las estrellas
saber, tiempo, dónde estás,
miro que con ellas vas,
pero no vuelves con ellas.
¿Adónde imprimes tus huellas
que con tu curso no doy?
Mas, ay, qué engañado estoy,
que vuelas, corres y ruedas;
tú eres, tiempo, el que te quedas,
y yo soy el que me voy.

GÓNGORA