domingo, 7 de mayo de 2017

Ven, que te dé un verso

Del 8 al 12 de mayo

Madre e hijo, PABLO PICASSO


El reino de los cielos

                                                                    A mi madre

En aquel patio el tiempo era redondo
y nunca se agotaba;
los días sí, ¡qué pena!,
surcaban el azul y se perdían:
aviones invisibles que hilvanaban el cielo,
bandadas de compases que huían del otoño.
Parábamos el juego en un instante
y alzábamos la vista, como ángeles de piedra:
sin vernos se alejaban de nosotros
y allí quedábamos,
diminutos náufragos,
rodeados de un silencio
de hormigas y geranios.

Así, días y noches jugaban a la rueda,
el patio se llenaba de sábanas y risas
y la vida pasaba
volando, tan leve, tan seria.

Recuerdo el sol de invierno brillando en los alambres,
sus manos afanosas y rojas por el frío
tendiendo con primor la ropa desgastada,
y aquellas viejas coplas que, sin decir, decían:
"Ay, vida mía, nunca será nuestro
el reino de los cielos".

MIGUEL ÁNGEL BARRERA MATURANA

No hay comentarios:

Publicar un comentario