miércoles, 29 de noviembre de 2017

En noviembre, "tenía que correr, huir, ponerse a salvo"


CONCURSO DE MICRORRELATOS




Apolo y Dafne han sido los protagonistas de la lectura en voz alta con la que hemos inaugurado la V Edición del Concurso de Microrrelatos y Lectura en Voz Alta de este curso en la Biblioteca. Los alumnos de 1º de Bachillerato de Literatura Universal han preparado esta lectura con su profesora, Susana Díaz, y la han acompañado con la música de la alumna Silvia Castro al teclado.




MICRORRELATOS GANADORES DE NOVIEMBRE:

1ª CATEGORÍA

Texto ganador:

Esa chica

Esa chica, siempre igual. ¡¿Por qué tiene esa mirada triste?! No lo sé.
- Hola, ¿te pasa algo?
- ¡No!
En ese momento empecé a borrar la pequeña sonrisa de mi cara; comencé a sentir el miedo que trasmitía su mirada.
Al salir de clase me quedé observando cómo se alejaba mientras el viento acariciaba y movía su cabello.
¡Sí!, el mismo viento que dejó ese vacío en su corazón; el mismo que sopló un susurro diciendo "No la dejes ir, cuídala".
Comprendí que ella tenia que correr, huir, ponerse a salvo, antes de que volvieran a arrancar sus hermosos pétalos del tallo.    

Sergio Trujillo Jerez, 2º ESO B





Texto finalista:

Tenía que correr, huir, ponerse a salvo. De pronto se desplomó. Cuando despertó, miró a su alrededor. Se encontraba en una habitación, tendida sobre una cama. No conocía aquel lugar. Intentó levantarse, pero le fallaron las fuerzas y cayó.
- No debes hacer esfuerzos, tienes que descansar.
Ella se asustó. Estaba tan concentrada averiguando dónde estaba que no se había dado cuenta de que no estaba sola; había un muchacho.
- ¿Dónde estoy? ¿Quién eres? ¿Qué ha pasado?
- Estás a salvo. Yo soy un chico que intenta ayudarte y, con respecto a la última pregunta, ¿Qué es lo último que recuerdas?

Nieves Bonillo López, 2º ESO C




2ª CATEGORÍA

Texto ganador:

Hacía horas que no se veía con claridad. El bosque estaba muy oscuro. Al menos seguían los tres juntos. Quién les iba a decir a ellos que se iban a perder en la excursión con el instituto. Llevaban horas dando vueltas, caminando uno detrás de otro, sin ningún rastro del resto de alumnos. De repente se escuchó un ruido, Miguel se volvió y no encontró a Susana.
- ¡Susi! ¿Dónde estas?.- gritó.
Silencio.
Cuando se giró hacia delante vio cómo algo arrastraba a Lucas hasta que la oscuridad lo envolvía. ¿Y los demás? Ahora eso no importaba. Tenía que correr, huir, ponerse a salvo.


Begoña Peña Morales, 1º Bachillerato D



Llevaba años imaginando cómo se sentiría aquel día. Estaría feliz, pues era su último día como estudiante, pero llegado el  momento no podía sentir ni la más miníma pizca de felicidad. Por la cabeza solo le rondoba una pregunta, ¿qué haría después de graduarse? Tenía que correr, huir, ponerse a salvo de la vida común que llevaba la gente. Él no quería pasarse 50 años de su casa al trabajo, haciendo el mismo recorrido de siempre, hablando con la misma gente, le parecía una vida triste y conformista. Él no era así, preferiría vivir a morir ese mismo día. Quería viajar, conocer todo aquello que aún no conocía. Sí, estaba claro, su próximo paso sería buscar trabajo, pues seguir los sueños cuesta más que dejarlos volar.

Lara Pozo Romera, 3ºESO F



No hay comentarios:

Publicar un comentario